El arte es revolucionario, y el cine siendo un arte contemporáneo masivo, es creador de varios movimientos sociales que nacen según sus producciones. Lo vivido en los últimos años demuestra la organización que ha tenido el movimiento de izquierda para tomar el poder en diferentes naciones con el fin de imponer sistemas socialistas al darse por vencidos para pensar en nuevas maneras de acabar con la desigualdad del sistema capitalista a pesar de tener tantas posibles maneras a la mano haciendo uso de la tecnología. Muchos países socialistas prohíben modelos de negocio tecnológicos en los que se le da voz al pueblo, como lo son las redes sociales, dejan claro que el socialismo va en contra de la libertad. La izquierda radical ha tomado un rumbo de la anarquía, aprendió a manipular las masas con discursos populistas que tienen como objetivo sembrar odios entre las clases sociales, géneros sexuales, razas, entre otros, todo con el fin de dividir y de esa manera confundir fácilmente a la población para llevarla por el camino del socialismo. Su objetivo es hacer ver la pobreza como la condición natural del hombre para que todos aprendan a desearla, demonizando la riqueza mediante el daño a la imagen del empresario, a la industria y a los avances de la tecnología, sumiendo al pueblo en el pensamiento retrogrado de los años 50s en el que la globalización era considerada imperialismo, impidiendo finalmente la libertad que el capitalismo brinda. Es cierto que la mayoría de naciones del mundo necesitan un cambio, este cambio puede darse por el empoderamiento de la mujer, pues han demostrado su gran capacidad para la administración de recursos y la toma de buenas decisiones, lo que resulta significativo para dirigir naciones, los movimientos que se denominan inclusivos y que pretenden dar el mismo valor a todos los ciudadanos son en los que se han enfocado la publicidad de los últimos tiempos, ese es el futuro, es esa la disrupción del modelo político y social.

El socialismo impide la libertad que nos brinda la tecnología

El problema principal de la izquierda radical que pretende implantar el socialismo, es que hace uso de tácticas poco éticas en las que utiliza a los mas necesitados para que mediante la manipulación y la influencia mientan para dañar la imagen de quienes poseen algo de riqueza con el fin de generar odio, una actitud que demuestra que su único interés es el poder a cualquier costo, que su fin justifica los medios, por ello, es un movimiento que resultaría en una desilusión ya que no es totalmente inclusivo, pretende discriminar a un nuevo grupo de personas. Lo que la publicidad, la política y el arte buscan es un cambio social en el cual la mujer tenga las mismas condiciones y que pueda empoderarlas para convertirnos en una sociedad mas incluyente, y esta lucha no es solo por la mujer, sino también por las minorías.

El problema radica en cómo se realiza este cambio, pues si se lleva a cabo bajo los mismos parámetros de la discriminación, pero esta vez, hacia los otros grupos, se crea un ciclo de odios y violencia que iría en contra de todo movimiento incluyente. Las corrientes políticas extremistas, sean de derecha o de izquierda son anticuadas y su única pretensión es el odio y la división, los discursos populistas que buscan dañar la imagen de la industria y los empresarios son parte del pasado, la corriente política de centro que tiene como objetivo dar voz a todos, ayudar tanto al empresario como al empleado y crear un modelo político mas justo son el futuro. La izquierda radical gana adeptos con mentiras creando nuevos odios de los cuales alimenta su anticuado discurso, ya es hora de buscar el progreso para Colombia, entender que una nación no puede basarse en venganzas personales e ideales que impidan la libertad. Los avances tecnológicos son la única revolución necesaria para que este progreso logre darse, el empoderamiento femenino es una realidad que promete finalmente un cambio en esas políticas sesgadas basadas en los mismos ideales perjudiciales que dividen a la población. El movimiento feminista no debe ir ligado a la corriente socialista, es un movimiento que pretende el empoderamiento y la libertad de la mujer, y los modelos socialistas van en contra de estos dos conceptos, vemos que el socialismo no permite el empoderamiento de la población y vemos que reduce la libertad utilizando la censura, por lo tanto, el feminismo es contrario al socialismo. La izquierda radical se ha apropiado del discurso feminista para dividir, sin embargo, es el modelo capitalista el que realmente le ha dado poder a la mujer permitiéndole demostrar sus capacidades para la dirección de empresas, su inteligencia en la implementación de nuevas tecnologias, su pertenencia hacia la comunidad, y su excelente gestión de los recursos. El petrismo se ha apoderado de las luchas de minorías, pero, sus ideas son contrarias a sus predicaciones, de hecho, no tienen una sola propuesta que está basada en el uso de tecnologías y el empoderamiento de las clases bajas, son ideas meramente egocéntricas en las cuales no tiene voz nadie mas que un autodenominado mesías. Si la población realmente desea empoderarse habría que hacer uso de las tecnologias y la libertad que brinda el sistema capitalista para todos los ciudadanos.

La tecnología para mejorar las condiciones de la sociedad

El modelo capitalista que hace uso de la tecnología para mejorar las condiciones sociales dando libertad, siendo incluyente y buscando la justicia es el que disrumpe finalmente las condiciones actuales y eliminaría a futuro la desigualdad. Si nos enfocamos en Colombia hemos visto como mediante la manipulación la izquierda ha logrado dañar la imagen del empresario, siendo muy organizada y utilizando tácticas de guerrilla urbana ha afectado la salud mental de muchos. El arte, la publicidad y la política debe mostrarnos la unión de ideales que es lo que significa el concepto de inclusión, y no esta división que nos ha llevado a la generación de violencia y a la polarización.

Tenemos a la mano diferentes tecnologias para luchar en contra de los principales problemas del capitalismo manteniendo nuestra libertad, tal es el caso del blockchain que lucha en contra de la corrupción, la criptomoneda que descentraliza la economía, la inteligencia artificial que previene los trabajos pesados, el teletrabajo que reduce los costos de operación de las compañías, el internet de las cosas que permite la industrialización de pequeños productores. De esta manera, no es necesario imponer políticas que reduzcan la libertad con la excusa de la reducción de desigualdad porque los avances tecnológicos pueden permitir tal objetivo. La revolución que requiere nuestro país no es una revolución que implica la generación de violencia, sino una revolución educativa que permita a las personas obtener el privilegio el conocimiento para que puedan hacer uso de los avances tecnológicos con el fin de cambiar modelos de negocio para reducir sus costos y brindar herramientas que permitan cerrar las brechas digitales. Para que esto se logre el capitalismo debe mejorar las regulaciones en cuanto a la economía colaborativa, la economía colaborativa es una forma de empoderar la población facilitando la utilización de sus bienes logaría obtener un beneficio económico, las regulaciones que se imponen para los aplicativos de transporte, acomodación hotelera, domicilios, entre otros, son un impedimento para el avance de la tecnología, así como la mayoría de las empresas debieron adecuar sus modelos de negocio para prepararse para la trasformación digital obteniendo nuevos competidores, estos negocios tradicionales deben adecuarse también a la entrada de nuevos competidores que basan sus modelos en la tecnología. Los últimos gobiernos han ayudado mucho a mejorar sectores de la economía como el turismo y los negocios de tecnología que han permitido un crecimiento económico muy alto para el país mejorando su PIB.

Share This