Las redes sociales han tomado un poder enorme para la manipulación de masas mediante la influencia, siendo Colombia uno de los países en el que las redes sociales son usadas por una gran mayoría de la población, esta situación genera una problemática puesto que la credibilidad depende simplemente de la popularidad del cada perfil. La izquierda radical ha aprovechado la popularidad de varios perfiles para afectar la imagen de grandes empresarios y de la industria persuadiendo a gran cantidad de personas para obtener votos. La gran diferencia entre la izquierda y la izquierda radical es el objetivo de su discurso, mientras que la izquierda busca la unión de ideales y cree en la democracia, representada por alcaldías como la de la capital de la república que ha desarrollado gran cantidad de propuestas que benefician a todos, la izquierda radical pretende la división y la autocracia, no desea unir ideales y su objetivo es la generación de odios. Hemos vivido en los últimos años unos cambios sociales que derivan de un notorio resentimiento de las clases bajas que ha sido impulsado por un discurso populista utilizado por la corriente de izquierda radical colombiana.

El petrismo es una corriente política autócrata basada en los odios de clases que tiene como objetivo dividir la población para ganar adeptos con contradictorias propuestas que difícilmente puedan llevarse a cabo teniendo en cuenta la economía del país, son propuestas productoras de manifestaciones que incentivan a la población a la confusión y el rencor. Los ataques a la salud mental es el arma que han utilizado para afectar a la población citadina y la manipulación en redes sociales ha llevado a que afecten la imagen de los empresarios, la industria y la de los mismos empleados debido a que son ellos los que sufren el cierre de las empresas y decrecimiento de la industria. Han utilizado tácticas de victimización de minorías que anteriormente eran usadas por las narcoguerrillas para persuadir combatientes con el fin de que estas personas entregaran sus vidas pensando que defendían sus derechos, olvidando que de fondo tenían la intención de manipularlos para defender el negocio del narcotráfico sin obtener salarios. A diferencia de las guerrillas marxistas que han existido en otras naciones, en Colombia las guerrillas no pretendían un objetivo político sino el mantenimiento de negocio del narcotráfico mediante el terrorismo tras volverse grandes carteles de droga, por ello, al ser amnistiados hace unos años en el proceso de paz y manipular los hechos delictivos que cometieron para simular ser las víctimas de un conflicto en el cual siempre fueron victimarios, señalando a las fuerzas armadas como responsables de los delitos, utilizando la publicidad para dañar la imagen del ejercito nacional con el fin de lograr su cometido, llegaron a las ciudades para formar grupos de guerrillas urbanas persuadiendo juventudes mediante los medios audiovisuales, las redes sociales y el arte, apropiándose de las luchas de minorías para afectar a los ciudadanos de bien. A través de los años han cambiado los discursos persuasivos que logran a través de la publicidad y el arte ganar partidarios sembrándoles odios para crear estas divisiones de las que tanto se beneficia la narcoguerrilla.

Podemos percibir que el gobierno nacional ha logrado cumplir varias propuestas que se basan precisamente en la unión de la población, puesto que benefician tanto al empresario como al empleado, siendo un gobierno que se aleja de los extremos. Aunque en redes sociales y medios masivos la izquierda radical se muestra como victoriosa, los colombianos sabemos que la población esta cansada de esos odios y de la división creada por esa corriente extremista que tiene propuestas completamente contradictorias. La intención es que se puedan unir los ideales complementándose y es lo que la corriente de derecha y la corriente de centro pueden lograr debido a que, estas si están abiertas a ello, mientras que la izquierda radical rechaza cualquier tipo de unión. Podemos ver los grandes avances en educación, tecnología y ciencia que nos permiten inferir que el país va por buen camino para progresar, y este progreso seria frenado por la narcoguerrilla representada por el petrismo que se beneficia de la pobreza de la población para mantener su negocio del narcotráfico que utiliza a la población de escasos recursos para usarlos como combatientes, con esto genera dineros ilegales con los que compran votos, por ello se puede percibir que en las anteriores elecciones tuvo grandes votaciones en las regiones donde lidera el negocio del narcotráfico.

Las redes sociales son utilizadas para persuadir la población utilizando el comportamiento social, pero, cayendo en la creación de odios a la imagen del empresario puesto que es quien representa el crecimiento económico que es a lo que la izquierda radical se opone. No obstante, la inversión extranjera demuestra que finalmente la unión de los ideales de corrientes de centro y derecha podría mantener la democracia del país al beneficiarse de ideales que comparten todas las minorías sin caer en los deseos autocráticos del petrismo. Lo que pretende esta corriente de extremo es separar a las familias, dañar la imagen de las personas de bien, crear odios entre la población, todo con el fin de ir en contra del empoderamiento de los individuos para beneficiar el empoderamiento del gobernante que es el objetivo del socialismo. Con la ruptura de toda tradición y de la cultura pretende inventar otra que beneficie su autocrático gobierno, eso lo hemos notado con la destrucción de estatuas y símbolos, y con la intención de cambiar la historia con mentiras poniendo como víctimas a los verdaderos victimarios, aun así, la población no se deja engañar de estos discursos que buscan confundir las cosas. El odio y la división no son buenos para los negocios y las inversiones, el socialismo es una corriente que incentiva la pobreza de la población para enriquecer al gobernante, la democracia es necesaria para beneficiar el empoderamiento de la población.

Share This