Olvidamos la psicología, la columna de la sociedad. El ser humano es influenciado por grupos sociales y su comportamiento muta para adaptarse. El comportamiento social es método persuasivo. Las connotaciones personales pretenden la eliminación de las doctrinas. Sí es la experiencia individual la que determinará las acciones de un grupo, entonces ese grupo jamás podrá formarse.  La sociedad se dispone al dogma puesto que el ser humano procura la imitación. Alejarse de las doctrinas podría ser adecuado, pero ello nos apartará de todas sus imposiciones. ¿Estaríamos dispuestos a establecer nuestras convicciones como juramentos sagrados?… Nuestras opiniones producirán biblias para que otros cumplan nuestros deseos. La destrucción de una creencia constituye el nacimiento de otra. Las revoluciones se producen con la muerte del fundamento. Una revolución requiere varios individuos, pues estos, al igual que los otros, “los conservadores”, construyen sus ideales a partir de la imitación. Entonces la sociedad misma es imitación. La religión y la política son formas de control. La conciencia humana se rige por la moral, y la moral es establecida por la religión. La política se encarga de crear leyes para castigar a quien incumpla las “reglas morales”. Las leyes controlan el proceder de los individuos dentro de una sociedad. Los humanos fuimos tergiversados con el concepto de reencarnación para controlar nuestros actos en vida. El humano cree en la resurrección, y esa fe le permite perder su libertad, resta importancia a su vida en la tierra.

El Experimento de Asch en 1951 exponía seres humanos persuadidos para comportarse inusualmente debido a la presión de quienes los rodeaban. La presión social transformaba el comportamiento de los sujetos de prueba.  En la actualidad el capítulo “Follow the leader” del programa “Juegos Mentales” de National Geographic exhibe la misma situación en una sala de espera. Uno de los casos que mejor evidencia la creación de movimientos colectivos en pocos minutos, es un video que se volvió viral, tomado en Sasquatch Music festival 2009. Usualmente es utilizado para enseñar lecciones de liderazgo. (Puedes verlo a continuación).

 

La persuasión es el poder magno del humano. El líder persuade para controlar sociedades gigantescas. En pequeños grupos, la lucha física permitía el liderazgo de un individuo, en los grandes grupos, las facultades físicas se desestiman. En grandes grupos el liderazgo se consigue atacando a la misma intelectualidad. Es la psicología el musculo del gran líder. La propaganda asigna el ejemplo a seguir. La sociedad ajusta historias y recuerdos para satisfacer caprichos aristócratas. En Colombia podrían dictarse mil doctorados acerca de manipulación, y todos ellos, serian extensos y precisos. Los periodistas son soldados de primera línea. La guerra civil que cumple más de 60 años es combatida a sangre y fuego por periodistas e “influencers”. Los beneficiados gozan de la división de un pueblo que en caso de seguir unido habría llegado a ser el mejor de todos. Nuestros colegas empleados para las derechas no sabían influir masas licenciadas, tenían experiencia en seducción de masas ignorantes. Los otros, empleados para las izquierdas no supieron trasmitir el mensaje y trasmitieron odio.  La sociedad humana es un rebaño, ¿Acaso ovejas? ¿Quizá lobos? Seguramente somos vacas lecheras. El discurso reprime recuerdos, concepciones, expresiones. Somos sometidos a esquemas autoritarios que pretenden apartar mentalidades propias. Aquel que no se acomode al esquema, será oprimido por la sociedad. El niño que no se adapta a la educación impuesta se le retrasa y humilla. Instruidas sapiencias luchan por corrupciones estatales. Imposiciones vulgares de delfines azules y ballenas disfrazadas. Eso trae la calle, melodías alegres, bailarinas, tenebrosas, inquietantes. La calle es subestimada, muchos la perciben contexto y es protagonista. En rincones de esa gran calle es donde el dogma pierde su máscara. No llegan las fibras de la persuasión. Las revoluciones pretenden cambiar líderes, pero nunca el liderazgo. La solución será abrir los ojos para no perderlos.

Share This