Tenía que tomar el control de la batalla, si accedía a la guerra debía vencer al enemigo. No era soldado, no había muertos o heridos. Pertenecía al marketing, era feroz, sabía que para ganar debía crear una ventaja competitiva. Conocía el juego, no debían dedicarse a lo que hacían mejor, debían dedicar sus esfuerzos en hacer lo que hacen mejor que la competencia. Para él la estrategia era lo más importante en cada marca que administraba. Era un hombre digital, conocía a fondo sobre negocios en internet, sabía administrar cualquier operación, era comandante en cada campaña. Veía antes lo que otros no, hacía dinero sin que otros supieran como, no salía de su casa y aun así generaba más ingresos que aquel que trabajaba por fuera 12 horas al día.

Los vecinos se preguntaban en que andaría metido, que hace para sobrevivir ¿Es narcotraficante? ¿Es ladrón? no sabían cómo categorizarlo. – “El actúa de forma diferente, habla de unas cosas que nadie entiende, usa términos en ingles para todo y se hace el importante”. Decía doña Magola en la reunión de la asamblea general del edificio residencial. –“Es que es marihuanero y yo creo que hasta narcotraficante debe ser”. Respondía don Jacinto con un tono jocoso. Aun así el de marketing seguía preguntándose ¿Dónde competimos? y ¿Cómo competimos? para poder entender como ejecutar la estrategia. Era “freelancer”, una modalidad de empleo que pocos entienden pero que muchos usan. Su conexión a internet proveía su dinero, su comida, incluso su vida porque poco salía de su casa. Trabajaba en lo que le pusieran, diseño web, marketing digital, vendía hosting y dominio, redes sociales, conferencias, cursos, era un todero en el ámbito digital, tenía que serlo para sobrevivir, para ganarle clientes a aquellos que ya estaban arriba.

Desarrollar una estrategia de marketing digital era su servicio estrella, para ello siempre se centraba en la marca, preguntaba por cada uno de los detalles, los clientes, los productos, los empleados, el jefe, todo debía ser analizado para dar un diagnóstico adecuado acerca de los problemas importantes y así aportar una solución relevante. Buscar ese problema a resolver era la “oportunidad”, uno de los tres pilares que siempre consideraba, el segundo eran los “recursos”, se refiere al tiempo, dinero y esfuerzo invertidos, mientras que el tercer pilar se refería a la “implementación” o solución del problema. La estrategia tiene dos propósitos cruciales que son aumentar la probabilidad de éxito y reducir las bajas y pérdidas en el fracaso. Siempre contemplaba el fracaso, pues había fracasado mucho durante toda su vida en el ámbito personal, esa era la razón por la que consideraba cada una de las posibles situaciones negativas en el ámbito profesional, intentaba no dar un paso en falso. Contemplar el fracaso era lo que lo diferenciaba de los demás freelancers, el proveía informes completos a sus clientes y sus estrategias siempre funcionaban de acuerdo a cada proyecto u organización. Era importante definir las metas y los objetivos, él sabía que las metas eran un propósito por el que un esfuerzo es realizado, mientras los objetivos se refieren a lo que se espera alcanzar de ese esfuerzo realizado. Una meta es mucho más grande que un objetivo y la meta debe ser algo que no logremos alcanzar tan fácilmente, algo que pueda extender nuestros esfuerzos, es decir, si nuestra meta es tener éxito en el campo del marketing, nuestro objetivo podría ser terminar la tesis de marketing a final de semestre. La meta no es alcanzable o medible, y tiene un campo de acción de largo plazo, mientras el objetivo debe ser medible y se desarrolla en el corto o mediano plazo.

Conociendo esto el desarrollaba una estrategia de marketing, pero sus clientes buscaban que fuera digital y por ello él tenía que considerar muchos más aspectos antes de lanzarse a planear una táctica. ¿Qué es digital? ¿Digital es internet? Digital es mucho más que solo internet, él sabía que debía reflexionar acerca de todo lo que compone “digital” para desarrollar una estrategia. Podríamos decir que “Online” o “En línea” significa sitios web, aplicaciones, redes sociales, etc. Pero en “digital” tenemos muchos más elementos, tenemos lo que yo llamaría “AMBIENTE DIGITAL”, que son las pantallas electrónicas, la video-interacción, pendones automáticos, publicidad electrónica, etc. Era necesario saber que en digital todo puede ser VIRAL, se replica y se comparte, de forma que el contenido logra volverse viral debido a la masividad que compone lo digital y por eso es importante generar “BUZZ”, otro termino que se refiere a chisme digital, a esos “escándalos” o acontecimientos importantes que se crean en la red y ponen a todo el mundo a hablar de ellos. Sumado a todo esto tenemos las nuevas tecnologías de biométrica, tales como reconocimiento facial, identificación por rasgos físicos, entre otros y adicional la realidad aumentada que es la extensión de la realidad a través de medios tecnológicos. Si él consideraba todos los medios digitales, podría llevar a cabo una estrategia relevante para todos los dispositivos, impactar a los posibles clientes en todo momento, realizar una comunicación acertada que se compone de anunciarse en tiempo real en todos los medios posibles.

Aunque era un hombre solitario, nunca se sentía solo, porque en digital todo está conectado, no se puede pensar en la opinión, obra o trabajo como algo aislado, en digital hay una conexión con todos y para todos. Sabía que todo lo que se hace en digital significa más, que hay demasiados puntos de vista, voces y que las campañas ya no se detienen en su lanzamiento, porque el significado de nuestras acciones lo aporta ahora la comunidad y no las empresas. Nadie tiene control absoluto, toda comunicación es bidireccional. Todo lo que hacía en digital dejaba huella, por eso era importante cuidar su reputación, cuidar sus acciones y su trabajo, dejaba el gozo para la vida personal para no manchar su nombre. Había que considerar cada publicación en redes sociales, pues cada una de ellas es un punto de contacto, siempre habrá alguien que piense similar, siempre hay alguien que desea el servicio que ofrezco, solo hay que buscarlo. Había aprendido algo que sus vecinos no, había aprendido desde hacía un tiempo que todo podía generar ingresos, que era la época de los “micro-pagos” y que los sistemas tradicionales de generación de ingresos se estaban volviendo obsoletos y estaban siendo reemplazados por los nuevos sistemas de monetización.

Solo él conocía el proceso, él sabía que si pensaba en todas las opciones realizaría mejores estrategias porque siempre habría un público objetivo dispuesto a escucharlo. Ese público es necesario buscarlo, preguntarse ¿Por qué esta en internet? ¿Cómo y cuándo se comunica? ¿Cómo y cuándo accede a internet? ¿Dónde gasta su dinero? ¿Qué le gusta? ¿Qué sitios visita? ¿A qué sitios sale? ¿Cómo es? ¿Cómo creció? ¿A quien admira? ¿Cuándo compra? Y todo lo que se podamos averiguar para saber más de esa persona que llamamos “Usuario”. Ahora las marcas deben dejar un legado, no deben solo enfocarse en vender sus productos o servicios, deben aportar algo a la comunidad, deben crear una diferenciación y tener una personalidad.

De esa manera el freelancer continuo su vida, realizaba estrategias para que sus vecinos y las personas que conocía entendieran a que se dedicaba y lograran generar ingresos desde su casa como él lo hacía. Pero la gente no le creía, ellos seguían pensando que su dinero caía del cielo, que era narcotraficante o que robaba para vivir.

Share This