Hace poco tiempo tuve la oportunidad de leer el libro «El fin de la banca» de Jonathan Mcmillan, quien intenta explicar las razones por las que el sistema bancario ha mutado de tal manera que ha llegado a su final. Su tesis se centra en las diferencias que la era digital ha aportado al sistema bancario y la regulación. La revolución digital incluye por obvias razones una revolución económica y de la banca. Colombia busca incrementar el uso de servicios electrónicos para pagos, y tarjetas de crédito y débito, y con ello disminuir sistemáticamente el uso del dinero en efectivo. La tecnología de la información marcó el comienzo de la revolución digital. El uso del crédito ha dejado de ser el principal atributo de las tarjetas, puesto que el dinero plástico se ha convertido en la herramienta principal para las compras en Internet. Se han creado servicios de billeteras virtuales (paypal) o tarjetas de crédito recargables (sin crédito) para aumentar el uso del dinero digital. Existe un claro interés en disminuir el uso del dinero en efectivo.

Para describir los cambios que ha sufrido la banca debemos centrarnos en explicar como funcionan el dinero, el crédito y los precios, que son la base de las economías modernas. Las economías modernas poseen dos sistemas interdependientes que son La Economía Real y El Sistema Financiero.

  • Economía real: Consiste en todas las actividades y recursos que se utilizan para la producción y distribución de bienes y servicios.
  • Sistema financiero: Es un sistema virtual cuyo propósito es sostener una economía descentralizada y de capital intensivo.

El dinero se utiliza para el pago instantáneo, es un instrumento para el intercambio inmediato de bienes y servicios. El uso del dinero permite tener una economía descentralizada, es decir que permite la coordinación descentralizada de las actividades en la economía real. El crédito se utiliza para el pago aplazado. Con el crédito, el pago de dinero y la transferencia de bienes y servicios se producen en distintos momentos. El crédito facilita la acumulación de capital y es esencial para la producción industrial, sienta las bases de una Economía De Capital Intensivo. Sin dinero y sin crédito (instrumentos de pago instantáneo y aplazado), la gente se vería obligada a vivir de la producción de subsistencia y trueque. El dinero y el crédito permiten que se formen los precios. Los precios son la bisagra entre el sistema financiero y la economía real. Como los precios se forman en función de los mercados, las economías descentralizadas se denominan en ocasiones economías de mercado.

LA ORGANIZACIÓN DEL SISTEMA FINANCIERO

La estructura del dinero y el crédito repercute en la estabilidad, la productividad y en la justicia de la economía. El dinero es más fácil de organizar que el crédito. La gente necesita ponerse de acuerdo en alguna cosa a la que se le asigne la función de dinero. Una transacción monetaria se hace en poco tiempo y no es necesaria la confianza entre las partes  después de la transacción. Por el contrario la organización del crédito es más difícil. Los prestamistas tienen que confiar en los prestatarios durante años o décadas. Las dificultades y ventajas del crédito dependen de su duración.

LA BANCA EN LA ERA INDUSTRIAL

La introducción de la tecnología contable moderna (contabilidad de partida doble), el ascenso del Estado constitucional y el principio de legalidad sentaron las bases para realizar operaciones bancarias e hicieron que el crédito adquiera más importancia. Las actividades de la banca ayudaron a compaginar las necesidades de los prestamistas y prestatarios. Se define a las actividades de la banca como la creación de dinero a partir del crédito. La industrialización fue posible gracias al sistema financiero moderno, ya que se caracterizaba por una intensidad de capital cada vez mayor.  Esa visibilidad de las inversiones de capital hizo que algunos llamaran al nuevo régimen económico “capitalismo”. El capitalismo hace referencia a la economía real; pero la economía real solo pudo convertirse en un régimen de capital intensivo y desarrollarse gracias a las mejoras del sistema financiero. Varios economistas sostienen que la banca y los mercados financieros son importantes para fomentar la acumulación de capital y el crecimiento económico. A pesar de sus contribuciones a la economía de capital, la banca tiene grandes defectos. Algunas veces sufre de crisis, los llamados “pánicos bancarios” coartan la capacidad del sistema financiero de coordinar las actividades económicas, causan enormes distorsiones en los precios y desembocan en grandes recesiones de la economía real. Existieron dos pánicos severos, los de los años 1907 y 1929, que llevaron al gobierno de Estados Unidos a abordar los problemas de la banca con un estricto marco regulador, mediante el cual las garantías del estado impedían los pánicos y diversas normas bancarias, de igual manera los requisitos de capital, impedían que los bancos hicieran mal uso de esas garantías. El marco regulador fue eficaz en la era industrial, se disfrutaron las ventajas de la banca y el marco normativo mantuvo controlados sus inconvenientes.

LA BANCA EN LA ERA DIGITAL

La tecnología de la información entro en escena en la década de 1970 y marco el comienzo de la revolución digital. En la era industrial el crédito debía quedar registrado en papel, pero con la llegada de la tecnología de la información las instituciones pudieron dejar constancia electrónica. La aparición de los ordenadores y redes de comunicación electrónica, el crédito se separó de las hojas de balance, lo cual repercutió enormemente en la eficacia de la regulación bancaria. La banca que no está regulada o está muy poco regulada recibe el nombre de “Banca en la sombra” o “Banca paralela”. En poco tiempo la banca paralela supero en importancia a la banca tradicional. Las instituciones bancarias pueden trasladar las actividades bancarias a cualquier lugar en el que la regulación no tenga vigencia. La tecnología de la información ha hecho imposible resolver el problema de los límites. En la era digital, la banca se ha descontrolado. Las garantías de los Estados son universales, pero la regulación bancaria ha perdido su eficacia.

Conclusiones

La era digital y la tecnología de la información dificulta el control del sector bancario, pues los reguladores actuales no han evolucionado su actividad y aun adoptan ideas de la era industrial. La 4ta revolución industrial que se centra en el uso de las tecnologías de la información para la automatización de procesos, debe incluir una reforma en el sistema bancario con el fin de prevenir una crisis económica global debido a la precariedad de la regulación actual. Como siempre no olvides comentar si tienes alguna duda y si te ha gustado el articulo compártelo ¡Muchas Gracias!

Share This